lunes, 13 de octubre de 2014

MI PRIMER POSTPARTO Y PUERPERIO



Imagen extraída de google

Esta mañana, mientras desayunaba he leído este post del blog el Parto es Nuestro y me ha removido recuerdos no tan bonitos del primer parto y que nunca he expresado en mi blog, a lo mejor, porque recordar me hace daño porque lo pasé mal, por miedo, o simplemente porque no estaba preparada para hablar de ello, pero creo que ha llegado el momento y porque dentro de unos meses voy a volver a pasar un post parto y un puerperio, y tiene que cambiar.

Grulito, vino antes de lo esperado,  fue un parto a término porque nació en la 37+5 , pero nos pilló por sorpresa. Un parto que además, acabó en cesárea.


Recuerdo el frío del quirófano, los nervios que pasé, el miedo... menos mal  que dejaron entrar a mi marido a quirófano. Me puse tan nerviosa,que me pusieron una mascarilla en la cara y no recuerdo más, me despertó el llanto de mi bebé cuando ya había nacido, la matrona me lo trajo, le di un beso y poco después lo tenía mi marido en brazos. Tenía mucho frío, temblaba de frío, me subieron a la habitación, seguía temblando, me sentía desconcertada, ya éramos tres.

Lo primero que hice fue ponerle en el pecho, pero no se enganchaba bien, pedía ayuda  a las enfermeras, pero la ayuda fue escasa, incluso a veces me sentía como una completa idiota porque no sabía darle de mamar. Parece que tienes que nacer sabiendo...

Ese día vino nuestra familia más cercana, yo estaba en una nube. Llegó la noche y no pude dormir, solo miraba a mi bebé, tenía miedo de que no respirara, que ...yo que se...simplemente tenía miedo.

Al día siguiente, la analgesia, se iba y los dolores empezaron , los entuertos, los problemas con la lactancia materna comenzaban y entonces llegaron... LAS VISITAS, con sus consejos no pedidos, y todo el mundo queriendo coger a mi bebé, mi cachorro.( ¡ Ojo! esto no quiere decir que no hubieran visitas deseadas y que fueron de ayuda) Yo no quería, que lo cogieran, era mi cría, era como una loba cuidando de su manada, pero me sentía en ocasiones que mis deseos, no contaban, todo el mundo alrededor de mi bebé ¿y yo? ¿ Nadie se paraba a pensar en mis deseos, en como me encontraba, como me sentía? Parecía ser que yo me tenía que sentir super feliz, porque es lo que toca.

Pues no, yo no me sentía así. Me sentía desconcertada, muerta de miedo, y encima si le añades una cesárea que no te puedes mover, que reírte ya era como si te cortaran en canal...pues aún te sentías más inútil.

En esos momentos, lo único que yo quería hacer era descansar, tenía que sacarme la teta y ahí estaban "las visitas", me ponía nerviosa y lo único que oía eran las típicas  "leyendas urbanas" sobre la lactancia, que no me hacían ningún bien, que si, que la gente lo hace con buena intención, aceptamos barco... pero en ese momento, no lo necesitas, hacen más mal que bien... o cuando no, las llamadas telefónicas, que tenías que ponerte por huevos, porque si no...¿ que iban a pensar?  Alguna vez me negué a ponerme y las consecuencias fueron las malas caras y la poca empatía hacia una mujer que acaba de parir, vamos a ver ...no me llamas en tu vida, y ahora...¿ tengo que ponerme?.

Pero...¿ que pasa cuando llegas a casa? ¿ Que pasa cuando realmente necesitas ayuda? que te sientes SOLA así es como me sentí yo. Los miedos se intensificaron, la LM iba mal, la operación dolía , los cambios, el cansacio, la falta de sueño todo en su conjunto era , una bomba de relojería... lloraba y lloraba, hablaba con mi marido y lloraba, hablaba con mi madre y lloraba..... y lloraba. Entré en un bucle del cual me costó salir. ¿ Dónde estaban todos esos amigos que teníamos? Muchos no conocen ni a mi mi hijo.  O si no, esas llamadas que te decían " bueno... pues cuando tu quieras nos llamas y vamos a visitarte" ¿ que yo os tengo que  llamar a  para deciros, venir a vernos? ¿ Perdona? o esas visitas de médico, incluso los familiares más allegados que venían se hacían la foto y se iban, cinco minutos de rigor, veo al niño y me voy. Que bien nos hubiera hecho que nos trajeran un tuper con comida, o que se hubieran quedado mientras yo me pegaba una ducha, o mientras sus padres descansábamos un poco...

La única ayuda real que recibimos fue la de mi madre,  que vino, y nos limpiaba, o nos compraba, o  nos hacía la comida cuando la mujer no trabajaba...o mi amiga C que venía y me sacaba de casa, y me escuchaba cuando le contaba lo que me pasaba, necesitaba entender que me estaba pasando, esos sentimientos encontrados que tenía.

Fueron momentos difíciles también en la pareja, porque no decirlo, son muchos cambios que tienes que asumir, para los dos es nuevo, los dos somos primerizos. No nos olvidemos de ellos, pero también tienen su puerperio particular. Pero lo superamos, a mi lado tengo a la persona más maravillosa del mundo, y eso hizo que al final todo se normalizara y fluyera.

Ahora estoy embarazada de 25 semanas y cuando me enteré de mi nuevo embarazo sentí pánico, me vino a la cabeza  el post-parto,  y volví a sentir miedo,  y tengo miedo de volver a pasar por eso. Pero esto va a cambiar, ahora me siento más reforzada, ya no soy aquella mamá primeriza vulnerable. Ya no me podrán dar consejos sobre LM porque después de 28 meses, nadie me tiene que contar que "mi leche no me vale" " que a lo mejor no tengo leche" " que no lo vas a conseguir si le das mixta" ....Nadie me va a decir ni, voy a permitir que me digan, "que no coja a mi hija en brazos, que si no se acostumbra", porque no es cierto, mi hijo ha estado en brazos siempre que lo ha necesitado, y es muy independiente, de hecho a él le gusta caminar. Nadie vendrá a decirme como tengo que criar, ni como tengo que hacer las cosas.

En definitiva, esta vez quiero disfrutar de mi post parto, de mi puerperio porque seguramente, ya no vuelva a pasar por otro.






16 comentarios:

  1. Me veo tan reflejada en tu entrada que me dan ganas de llorar...
    Que triste...

    ResponderEliminar
  2. Creo que yo no llegué a sentirme mal por todo eso, porque soy bastante pasota, pero reconozco que sí me enfadaban esas actitudes... y entiendo que a la gente le machaque. Es cierto que la otra vez me pasó como a ti y creo que aunque di a conocer mi opinión sobre ese circo no supe imponerme. ¡Pero esta vez no me pillan en ninguna! Creo que es muy importante y muy bueno que sepas qué quieres y qué no quieres. Así que estate contenta ¡¡y adelante!! Y a quien no le guste ya sabe dónde tiene la puerta...

    ¡¡Un abrazo muy gordo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola preciosa!!! El problema es que yo no soy tan pasota...lo tengo en mi agenda de "actitudes pendientes a mejorar" porque así me afectarían menos las cosas, pero si tengo que pasar más de lo que opinen los demás. Por eso cuando decía alguna cosa me afectaba la reacción de los demás....sobre todo me daba tanta rabia que no lo entendieran... menos mal que en cuestión de llamadas mi marido y mi madre las filtraban, y daban el parte ellos porque de verdad, no tenía ganas de hablar, porque muchas veces me ponía a llorar y no era plan... no me encontraba con ganas de hablar por teléfono, además que tampoco me gusta mucho, y más cuando son por compromiso...En fin...supongo que el segundo parto será diferente todo :-)
      Besitos

      Eliminar
  3. Pues haces que muy bine dejando clara lo que quieres ahora, para que no te vuelva a pasar todo que no gustó la primera vez. Yo pasé un postparto y un puerperio buenos, creo que incluso muy buenos para lo que suelo leer, así que no soy capaz de ponerme del todo en tu piel. Seguro que esta vez todo va mucho mejor, que la experiencia es un grado, y quien no te quiera entender no necesitas que este a tu lado!!!
    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa! Me alegro muchísimo que tuvieras un post parto y puerperio bueno, yo es lo que deseo ahora, a ver si tengo un parto natural porqeu las cesareas son jodías, auqneu realmente yo me recuperé muy bien de la operación cuando salí del hospital caminaba bastante erguida, pero el estado anímico era horrible.
      Como tú dices, la experiencia es un grado :-)
      Un besote!!

      Eliminar
  4. ¡Lo disfrutaremos! :) La batalla de la lactancia la tenemos ganada, porque tenemos experiencia y sabemos a quién acudir si hay problemas.

    Lo de las visitas... buf! La verdad es que eso no lo llevé mal del todo, pero porque al hospital vino solo la familia muy cercana. En casa, normalmente estaba mi marido también y si tenía que irme a dar el pecho (ahora no me iría, me sacaría la teta y punto), se quedaba él.

    Pero vamos, lo del tupper y la ducha, estoy de acuerdo contigo. ¡Lo difícil que era darse una ducha por falta de tiempo!!!! Alguna visita vino y me encontró en pijama, no digo más xD

    Y lo de la pareja, espero no volver a pasar por el trance, que mira que es durillo.

    No obstante, tiremos de abuelas también mientras podamos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡ Esa es la actitud ! :-) Claro que si, yo eso espero, disfrutar de esos primeros momentos. La lactancia ya no me preocupa, y eso es un punto a favor, y bueno lo de las visitas, a ver como lo gestiono...
      Pero si, una forma de ayudar mucho es con los tuppers de comida, recuerdo que eso era un caos en mi casa...
      Un besito!!!

      Eliminar
  5. Bueno Raquel lo primero que tal te encuentras tu????espero que estés bien y la peque en la tripita moviéndose y alegrándote los dias y grulito que tal va??? seguro que está guapisimo y cada día más grande.......respecto al post de hoy, ay madre, cuanto te entiendo!!!!pasé por situaciones casi idénticas a las tuyas....lo pasé fatal en el hospital y ahora con 24 semanas de embarazo tengo clarisimo que no vuelvo a pasar por lo mismo, pondré mis propias reglas, le moleste a quien le moleste, aunque ahora llevo terreno ganado, porque la que peor me lo hizo pasar entonces que fue mi "suegra", no va estar, ella me amargó desde el primer día, con un buen berrinche que me dió horas después de parir, queriendo coger y manejar a la niña con unos "meneos" y unos gritos que ni te cuento( está medio sorda)....cuando se le dijo muy educadamente que no se podía "menear" ni dar esas voces a un bebé recién nacido, cogió su bolso y se fue de mala leche, entre improperios y maldiciendo, entre todas las visitas que tenía en la habitación, entre ellas parte de mi familia, vamos que montó el show...como te digo todo eso me lo ahorro en este segundo parto, porque al final por su manera de ser, queriendo mangonear a mi niña, acabé mal con ellos y hace año y medio (la he aguantado 3 años) que no ni los hablo ni los veo....pero ahora por fin soy feliz....por fin hago lo que quiero sin que nadie me diga lo que hago mal con mi hija, ni me supervise cada paso que doy con ella.....la veia poco, pero cuando lo hacía, era agobiante.....mi madre todo lo contrario ayuda muchisimo, sin meterse para nada(y no es porque sea mi madre, pero es una santa)asi que yo creo que haces muy requetebien en planteártelo y poner a quien corresponda en su sitio.....debemos disfrutar este segundo y casi seguro también para mi último parto, postparto y bebé.....que nadie nos empañen esos momentos tan dulces e irrepetibles!!!!si encima tu marido te apoya pues genial!!!!!animo y aqui me tienes para lo que necesites compañera de viaje!!!!
    Jimena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!
      Pues muy bien estamos, y grulito precioso ¡ que voy a decir yo! jejeje y tú? que tal vas? Espero que genial. :)
      Madre mía! No me quiero imaginar tener una suegra así...que horror... vamos, que tienes la típica suegra tocapelotas, pues menos mal que cortaste por lo sano, porque eso es insoportable, y quema mucho.
      Pues entonces seguramente, que este segundo parto lo llevas de maravilla, ya verás. Eso! no hay que permitir que nadie nos lo fastidie!
      Un besito Jimena!! :-*

      Eliminar
  6. Mis únicos malos recuerdos del embarazo, del parto y del post parto están relacionados con las visitas no deseadas, a destiempo y metomentodo. Oye, pero tú ya tienes esa experiencia de tu primer parto así es que no dejes que te vuelva a suceder lo mismo. Si yo me vuelvo a preñar,excepto mi madre ¡no sabrá nadie que he ingresado en el hospital para parir! Con eso te lo digo todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, pues si que lo tienes claro! Pues si, la experiencia hace mucho. :-) y es que esas visitas no deseadas son horribles!
      Besos!

      Eliminar
  7. Es una pena que algunas mujeres tengan que vivir sus partos y puerperios de esta manera...
    Pero las cosas están cambiando, además la información te da poder :)

    Seguro que va a salir todo genial guapa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que si...pero como tu dices, la información nos da poder y ya no ser primerizas lo pone un poquito más fácil.
      Gracias guapa!

      Eliminar
  8. ¡Aish! Hace un montón de días que leí tu post y tenía pendiente pasarme para decirte que me has hecho recordar lo que intento olvidar ¡hihihi!
    Yo no tuve un postparto ni muy malo ni muy bueno pero decidí que tardaría mucho en volverme a liar, y mira, ¡ya vuelvo a estar liada! Y cuando me enteré de que volvía a estar embarazada me pasó como a ti y recordé esos momentos tan duros ¡uff! ¡qué horror! Así que he decidido no pensar.
    De todas maneras me alegro de que te sientas fuerte y mucho más segura para afrontar este nuevo puerperio. Seguro todo irá mejor porque ya sabes como eres y a que atenerte ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya lo siento! Si eso mismo pensaba que nunca más me iba a liar, pero luego te lías, porqeu la verdad que a pesar de esos momentos malos es maravilloso. Es normal que nos vengan esos recuerdos, pero como tú dices, lo mejor es no pensar y que fluya todo.
      Un besito gordi!

      Eliminar

¡ Nos encantan los comentarios!
Muchas gracias por dedicarnos una parte de tú tiempo a escribirnos :-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
cookie compliance